EPM de espaldas al Oriente antioqueño

Editorial

Recientemente los mandatarios de la subregión con mayor crecimiento en Antioquia, le pidieron al Alcalde Daniel Quintero como Presidente de la junta directiva de Empresas Públicas de Medellín, reconocer la histórica deuda que tiene el Grupo Empresarial con el Oriente antioqueño, y ayudarlos a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos orientales en épocas de emergencia económica, social y ambiental.

En la misiva, los Alcaldes recordaban la realidad de los ciudadanos que en los últimos 50 años les fue arrebatado una porción del territorio para la instalación de infraestructura para la generación de energía. Decían, “donde más del 85% es población estratos 1, 2 y 3” y agregaron que “estos municipios del Oriente Antioqueño, los que representan el sector más estratégico e indispensable para el proceso de generación eléctrica que desempeña EPM”.

Y es que la justa solicitud, reclamaba lo que para algunos se manifiesta cada día con los altos costos de los servicios públicos para la población en esta subregión, especialmente los operados por EPM vs. las extraordinarias ganancias reportadas en la operación como fueron para la vigencia 2019 de $2,4 billones de pesos.

Recordaron en tal sentido, que no solo los municipios donde están asentadas las centrales y los embalses, sino los que producen y cuidan la producción hídrica que surten las fuentes de agua que requiere EPM para operar, “en este sector se nutre el embalse de Guatapé por la presencia de la estrella hídrica de la cuenca del rio Negro.

En tal sentido, la solicitud era, “subsidiar de manera total o parcial el servicio de energía eléctrica de los habitantes de los veintitrés (23) municipios del Oriente Antioqueño”. Esto no era más que pedirle a EPM, destinar utilidades de libre destinación que por su actividad económica en la generación de energía se hace utilizando los recursos naturales de esta subregión.

Pero la respuesta del Grupo Empresarial no pudo ser más desconsiderada. Dijo el gerente Álvaro Guillermo Rendón que las normas le dejaban la carga a los municipios y los Concejos municipales, donde “el otorgamiento de subsidios con destino a los servicios públicos domiciliarios corresponde a la Nación y a las entidades territoriales, y a los prestadores están asignadas tareas de gestión, recaudo, información y reporte.”

Como alternativas la multinacional le propuso a los Alcaldes la financiación y la promoción para que los usuarios de estratos altos hagan sus aportes voluntarios para ayudar a pagar los estratos bajos, amparado en los Decretos presidenciales  517, 528 y 580 de 2020 que establecieron entre otras, obligaciones para los prestadores de servicios públicos, -entre ellos EPM– como la suspensión en el cobro de los intereses de mora por no pago, la reconexión inmediata, la prohibición de no suspender los servicios; es decir el Grupo Empresarial salvó responsabilidad y dio la espalda a la región sin responder a los argumentos jurídicos, y especialmente los que afectan la población, que traían a la memoria el reclamo de mayor inversión social con el territorio.

Queda claro, que la ruta del desarrollo que entiende EPM va muy en contravía de los intereses de la subregión. Lo que difiere con lo dicho en apartes de sus valores corporativos, “somos una empresa con corazón y nuestro propósito es crecer al  tiempo que generamos desarrollo social y económico. Lo conseguimos creando oportunidades de empleo, acceso a la educación, equidad e inclusión social.”, según se lee en el sitio web de la multinacional en su programa de responsabilidad social.

De click aquí para ver la solicitud de los alcaldes y la respuesta de EPM

Créditos foto: Daniel Reyes

También podría gustarte