Deforestar ya es un delito

Con la sanción de la ley de Delitos Ambientales hecha por el presidente Iván Duque Márquez, se crean nuevos delitos al medio ambiente como la deforestación, su promoción y financiación, que será sancionada hasta con 15 años de prisión; el tráfico de fauna, la financiación de la invasión de áreas de especial importancia ecológica y la financiación y apropiación ilegal de baldíos de la nación.

“La Ley de Delitos Ambientales, además de ser una de las legislaciones más completas que existen, es un paso muy grande para fortalecer nuestra Estrategia de lucha contra la deforestación”, afirmó el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa. Los daños en los recursos naturales y el ecocidio, la caza y pesca ilegal, el aprovechamiento ilícito de los recursos naturales renovables y la contaminación ambiental, hacen parte de los delitos ya existentes en el Código Penal colombiano que serán fortalecidos, en materia de sanciones, gracias a la Ley de Delitos Ambientales.

“Además, la Fiscalía General de la Nación tendrá las herramientas necesarias para judicializar a los responsables de degradar la biodiversidad del país, y quien cometa estos delitos no podrá constituir personerías jurídicas ni abrir locales de servicio público”, sostuvo el viceministro de Políticas y Normalización Ambiental, Francisco Cruz.

“Para nosotros como autoridad ambiental es muy importante tipificar como delito estos actos que van en contra de los recursos naturales, como la deforestación y el tráfico de fauna silvestre, porque en muchas ocasiones personas inescrupulosas prefieren pagar las multas que derivan de los procedimientos y no acarrean sanciones de tipo penal. Por eso para Cornare, se convierte en una herramienta fundamental en nuestra apuesta por reducir estos delitos que atentan contra la biodiversidad”, expresó David Echeverri López, coordinador del Grupo Bosques y Biodiversidad de Cornare, al referirse a la nueva ley.

También podría gustarte