A pesar de esfuerzos institucionales, el gravity bike sigue dejando víctimas

El pasado 12 de agosto murió un joven de 17 años, oriundo del municipio de El Carmen de Viboral, quien se estrelló contra un camión cuando practicaba el gravity bike en la vía La Ceja – La Unión, a la altura del sitio El Tabor, con lo cual se eleva a tres el número de fallecidos en lo que va corrido del año en las mismas circunstancias.

El gravity bike es una peligrosa práctica que consiste en descender en bicicleta por terrenos pendientes, consiguiendo altas velocidades por el impulso que proporciona la gravedad y muchos jóvenes, especialmente de los municipios de La Ceja del Tambo, La Unión y El Carmen de Viboral, lo practican, por lo cual se creó “La Mesa del gravity bike en el Oriente antioqueño”, conformada por delegados de la concesionaria Devimed, las alcaldías de los tres municipios, funcionarios de las secretarías de Tránsito y de la Policía de carreteras, con el fin de buscar alternativas para evitar accidentes en las vías de la región.

Aura María Bedoya Vélez, coordinadora de operación y seguridad vial de Devimed, recordó que inicialmente se conformaron tres grupos de trabajo: el social, el técnico y el jurídico y los dos últimos se fusionaron en uno. Se realizaron reuniones con los practicantes de este mal llamado deporte, en donde establecieron que se trata de jóvenes, generalmente de familias de escasos recursos, escasa educación y con mínimas oportunidades, ante lo cual se realizaron gestiones para ofrecer capacitación y posibilidades de empleo.

En una reunión lograron la participación de 28 muchachos, de quienes escucharon sus problemáticas sociales, económicas y familiares y frente a la gravedad de esta práctica, solicitaron que les habilitaran vías para las descolgadas. Generalmente las bicicletas usadas no disponen de frenos y no se usa protección con cascos, rodilleras, ni nada.

El año pasado se hizo una prueba piloto en una vía de El Carmen de Viboral y se dotó a los participantes de los elementos de protección, pero no se ha avanzado más. “Lamentablemente, debido al aislamiento por la pandemia, no se han vuelto a realizar reuniones de las mesas y quedaron pendientes asuntos como las gestiones para conseguir empleo a varios de los jóvenes y una capacitación a cargo del SENA en mecánica de motos y bicicletas, para la cual se habían inscrito 19 jóvenes”, manifestó la funcionaria Aura María Bedoya.

Según conoció este medio, funcionarios de la Administración de La Ceja se habían retirado de la Mesa, argumentando que en esa jurisdicción estaba prohibida la práctica del Gravity Bike, pero entendieron que la solución no está en perseguir a los jóvenes, ni en decomisarles las bicicletas, sino en buscarles alternativas de vida.

Mientras tanto, se siguen presentando los accidentes que además de muertos, han dejado a numerosas personas en condición de discapacidad.

También podría gustarte